Skip to content

México esconde un suelo como el de Marte

12 de noviembre de 2012

Misión sobre ruedas

México esconde un suelo como el que pisa el ‘Curiosity’ en Marte

Un equipo de investigadores de la misión de la NASA afirmó que la mineralogía del suelo marciano está conformada por  yeso. Este material requiere componentes de azufre de magna y minerales marinos para formarse.

 

Investigadores de la misión “Curiosiy” hallaron en Marte rocas similares a las que se encuentran en México, en la zona conocida como Cuatro ciénagas. Estos pantanos poseen un suelo similar al del cráter Gale donde está trabajando el robot enviado por la NASA.

El cráter está formado por yeso, un material que para formarse requiere componentes como de azufre de magna y minerales marinos  (carbonatos y moléculas de magnesio).  En el caso de la cuenca de Cuatro Ciénagas, el magma fue muy activo bajo el mar y permitió el desplazamiento de los continentes hace millones de años. “Aquí se abrió el supercontinente Pangea hace 200 millones de años, moviendo el hemisferio norte desde el ecuador a donde está ahora”, explica Valeria Souza, ecóloga evolutiva de la Universidad Nacional Autónoma de México.

No se ha confirmado si en Marte ha habido movimientos tectónicos, pero se piensa que un meteorito cayó en su mar primitivo. El hecho de que las sondas hayan detectado yeso en el cráter Gale indica que hubo agua rica en minerales, y que el azufre se pudo producir por el impacto del meteorito que originó este cráter.

“Ahora Cuatro Ciénagas será un lugar de trabajo en la Tierra con el fin de descubrir cómo actúan las bacterias en este entorno y así, poder entender si en algún momento en Marte también vivieron organismos de este tipo” señalaron  investigadores de la NASA.  Los astrobiólogos se enfocan en comprender como funcionan las comunidades bacterianas en esta zona.

Se refleja la existencia de dos comunidades en pozas distintas. Una es ‘verde’, formada por cianobacterias y proteobacterias adaptadas a la falta de nitrógeno, y otra ‘roja’, compuesta por Pseudomonas y otros microorganismos que viven sin apenas fósforo. También hay pozas azules, en general más profundas y sin nutrientes.

“Entender las estrategias del uso y aprovechamiento de elementos como el fósforo es necesario para comprender lo que podría pasar en escenarios extremos como los de otros planetas, donde posiblemente se tenga una fuerte limitación en este y otros nutrientes”, comentó Luis David Alcaraz, investigador mexicano.

El Área de Protección de la Flora y Fauna Cuatro ciénegas es un espacio protegido, pero los científicos y grupos conservacionistas están preocupados por la sobreexplotación del agua en la zona. “Las comunidades bacterianas han sobrevivido aquí a todo tipo de cataclismos, como los que acabaron con los dinosaurios o la mayoría de las criaturas marinas, pero a lo único a lo que no están adaptadas es a la falta de agua”, alerta Souza.

Este proyecto cuenta con la ayuda de la Fundación Carlos Slim de México y el Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica (PAPIIT) de la UNAM, además de la National Science Foundation (NSF) de EEUU y la NASA, que investiga en Cuatro Ciénegas desde hace más de una década.

Camila Angélica (CTMG)

Anuncios

From → Sin categoría

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: