Skip to content

Spregerlburd: la pasión del teatro y el picaporte que se traba

26 de octubre de 2013

El destacado actor, director y dramaturgo, Rafael Spregerlburd, brindó una charla sobre “la pasión del teatro” en el marco de la Feria del Libro de Mendoza. Se habló sobre los límites entre el teatro “independiente” y el “comercial”, relacionándolo con la universalidad de sus obras.

El dramaturgo comenzó explicando las diferencias entre un teatro considerado independiente, o “under”, y otro más sujeto a las leyes del mercado mundial, conocido como “comercial”. La diferencia esencial que marcó fue la falta de compromiso y representación de lo local en el teatro comercial. Una de las explicaciones de esto, fundamentó Spregerlburd, es que las obras que vemos en los teatros con mayor prestigio no son obras escritas por dramaturgos argentinos, si no del exterior. Se reducen a simples adaptaciones de algo extranjero, realizado por productoras locales y actuado por intérpretes argentinos.

Con respecto a esto, Spregerlburd, señaló un punto de vista muy interesante y es que si una obra se puede adaptar fácilmente a cualquier cultura de cualquier país mundial, significa que no tendría en su contenido las raíces de donde proviene. Según él, esta es una de las fundamentales características del teatro comercial, en comparación con el independiente. Es decir, que cuando traspasamos una obra de un país a otro, y por lo tanto, de una cultura a otra, inevitablemente habría una distorsión de la obra original. Si esto no pasa y se adapta fácilmente, es que la obra no representa en lo más mínimo a su contexto sociocultural.

Spregerlburd se ha desarrollado en toda su carrera dentro del teatro independiente. Es por esto que pretende no darle “servido” el desarrollo de la obra al espectador, reproduciendo más o menos siempre las mismas historias, si no buscar un público inteligente que entienda la multiplicidad de mensajes aunque la obra no sea compleja.

Por último, y con respecto a la gran valoración de sus obras en el exterior e incluso la traducción de las mismas hacia más de 15 idiomas, explicó que hay “un gran malentendido”, dejando de lado la percepción de ese fenómeno como un éxito personal. Sobre la posibilidad de realizar un obra en un teatro comercial, contestó: “No, porque no sabría cómo hacerlo. Por algún motivo, nunca me lo han propuesto. Lo curioso de esto que me preguntás, es que, cuando mis obras se hacen en otros países, las realizan en teatros comerciales. Yo hice “La estupidez” en el Teatro Del Pueblo para 120 personas y en París se montó para 700. Ellos tenían un despliegue escenográfico impresionante y nosotros teníamos un picaporte que se trababa. Yo prefiero ese picaporte que se traba”.

Sofía Berrón (CTMG)
—————————————————————–

Anuncios

From → Sin categoría

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: