Skip to content

“Me dio angustia pisar el parqué donde estaba el cine Lavalle”

15 de septiembre de 2015

Antonio Sandri

Antonio Sandri, un mendocino de 70 años que desde los 12 trabaja en el mundo del séptimo arte.
‘’(…)Me gusta haber dejado una marca en papel de la historia de mi vida, el cine. ‘’

Dispuesto a compartir sus memorias, está presentando un fragmento de la historia del cine mendocino en el Espacio Cultural Julio Le Parc. Entre nostalgia y alegría aceptó contar acerca de la pasión de toda su vida.

– ¿Cómo y cuándo se empezó a introducir en el mundo del cine?
– A los 12 años empecé a trabajar con las máquinas que estoy presentando (fotografía). Me acuerdo que me tenía que subir a un banquito porque no alcanzaba. Ayudaba a mi papá que estuvo desde 1937 trabajando en el Colegio Don Bosco proyectando cine mudo, hasta que después salió el cine con sonidos y efectos, con un disco de pasta que girabas mientras proyectabas y tenías que sincronizar con las imágenes. Después me quede pasando las películas y con eso me pagaba el estudio. Dos años más tarde, mientras hacía eso los sábados y domingos, entre a trabajar en un cine en el centro. Luego de eso inauguré el cine Lavalle. Mientras tanto tenia a cargo el service de todas las maquinas y cuando falleció el señor Dumenjo (el antiguo dueño del taller), quedé yo en su lugar.
– ¿Cuál es su intención ahora o a futuro?
– Ahora mi intención es hacer una muestra permanente, un museo porque ya las nuevas generaciones no se van a dar cuenta que lo que era si no se muestra.
– ¿De qué edades son los que vienen a visitar esta muestra?
– Viene por lo general gente grande y ven la maquina funcionar y se quedan boquiabiertos asombrados. Cuando uno iba al cine, no sabia que pasaba de fondo, porque solo veía la luz del proyector, entonces ahora ven lo que había detrás. A los jóvenes también les llama la atención porque ven ahora los proyectorcitos modernos y después ven estos armatostes antiguos y quedan también sorprendidos.
¿A que otros lugares ha llevado esta muestra?
– Expuse acá mismo en el Le Parc cuando se inauguró y tuve buen éxito en la Feria del Libro. Presenté aquí mi libro sobre la historia del cine en Mendoza y después he estado en un festival de cine en Godoy Cruz, también en la Biblioteca San Martin y hace poco en la Biblioteca Almafuerte en el festejo de sus cien años pero ahí llevé solo fotografías. Preparé todas las que tengo de Guaymallén. Tengo de todos los departamentos.
– ¿Estuvo trabajando siempre en Mendoza?
– Si, naci en Las Heras y ahora vivo en Guaymallén. Un hermano mio trabajo en Film Andes, que estaba donde ahora está la Coca Cola y bueno, iba de chico allí también.
¿Qué opina de la desaparición de la historia del cine?
– Mira, tengo 72 años y desde los 12 estoy en esto. El cine cumplió 115 años y yo he estado 70. Creo, por lo que veo, que a la gente grande es difícil llevarla al cine de las galerías o shoppings, se quedan viendo televisión. En cambio, es raro que los jóvenes vayan a cines en el centro, prefieren las galerías, el ruido.
¿Cuándo decayó el cine?
– Cuando salieron las videocaseteras. Entonces la gente compraba las películas y se quedaba en la casa. Primero cerraron los cines de barrio hasta que después se fueron los del centro. El último fue el de la calle Lavalle, que lo mantenía la Universidad, y ahora tiene su sala en el Parque Central.

De la nostalgia al papel

– ¿Qué le sucede al pasar por esos lugares que una vez fueron tan importantes para usted?
– Te cuento una anécdota: Hace 6 años, entré a la playa de estacionamiento donde antes estaba el Cine Lavalle y pisé el parqué… estaba todo igual, nada más que desmantelado, y me dio una angustia tan grande que cuando salí de ahí me puse a charlar con unos amigos y me propusieron hacer un resumen de todo lo que me acordara. Así surgió el libro. Lo tenía en la computadora y cuando iban a inaugurar este lugar me invitaron. En una semana tuve que armarlo y lo presenté en la Feria del libro de ese año.
– ¿Qué aceptación ha tenido su libro?
– Durante la muestra ha tenido gran éxito y acá en la exposición ya he vendido cuatro. A las personas les interesa, es un lindo tema, no es una novela de amor ni esas cosas. Me gusta haber dejado una marca en papel de la historia de mi vida, el cine.
¿Qué importancia cree que se le da al cine ahora con respecto al de antes?
– Y, en los años 50s, 60s, 70s el cine era una salida obligatoria para la familia No había otra cosa. Hoy en día tenés tantas diversiones que podes ir a cualquier lado. Antes solo estaba el cine y el baile pero al baile los chicos no podían ir, así que ibas al cine con toda la familia. Ibas toda la semana y podías entrar, ahora si vas una vez por semana gastas un dineral. Antes hasta te quedabas, eran dos películas continuadas, y te podías quedar hasta las 12 de la noche si querías con haber pagado solo una vez. Ahora termina la película y te sacan.
– ¿Qué pasó con todas esas películas en rollo?
– Y, yo las tengo todas en digital. Incluso tengo acá mismo una copia de Cinema Paradiso con un final alternativo, justamente que este año cumplió 20 años y se reestrenó.
– ¿Podría decirse que es su película favorita?
– Y , si… A todo el que ha trabajado en el cine esta película llega. A mi particularmente mucho más porque al trabajar en una escuela religiosa el cura me hacia cortar las escenas de los besos, los dejaba afuera y después los volvía a pegar para que se la llevaran, igual que en la película, así que la historia me llega aun más.

Por Carla Allegreti (CTMG)

Anuncios

From → Sin categoría

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: