Skip to content

Sobre la novela Número Cero, de Umberto Eco

28 de septiembre de 2015

Número Cero

“Los periódicos enseñan a la gente como debe pensar”, afirma el autor Umberto Eco en su novela “Número cero” en la cual, mediante característicos personajes, trata sobre el periodismo y la búsqueda de la verdad. “El periodista no tiene un deber de objetividad. Tiene un deber de testimonio. Debe dar testimonio de lo que sabe (…) y debe dar testimonio diciendo lo que piensa. (…) El deber del periodista no es convencer al lector de que le está diciendo la verdad sino advertirlo acerca de que lo que le está diciendo es ‘su’ verdad. Pero que hay tantas otras. El diario que respeta al lector debe permitirle el sentido de la alternativa”, aseguraba en uno de sus escritos el autor.
En este libro, Eco pone énfasis en la labor y la ambición de los periodistas, al cinismo y las pretensiones de los editores o dueños de los periódicos; mediante una trama que se basa en la creación de un periódico para extorsionar mediante chantajes y amenazas.
El escritor cuenta en una nota que hace para el diario “La Nación”, de Buenos Aires, que “al escribir el libro pensaba en ese periodismo que existió siempre y que en Italia recibió recientemente el nombre de <>” que consiste en deslegitimar al adversario difundiendo sospechas de sus actitudes cotidianas, actitudes de la vida privada, que pueden ser ciertas o no. Habla sobre la paranoia e insensatez de los periodistas para conseguir estas noticias. Aclara también que existen periodismos y periodismos, que no todos funcionan de la misma manera, pero que la gran mayoría sí. Incluso en una de las entrevistas que le hacen, luego de la publicación del libro, se ríe al ver que todos los diarios que hablaron sobre esta nueva novela lo hicieron como si se estuviera hablando de otros, suponiendo estar al margen de esta situación.
“Porque un diario hace interpretación no sólo cuando mezcla un comentario con una noticia sino también cuando elige cómo poner en página el artículo, cómo titularlo, cómo acompañarlo de fotografías, cómo conectarlo con otro artículo que habla de otro hecho; y sobre todo un diario hace interpretación cuando decide qué noticias dar.” Lo ratifica en su escrito ‘Objetividad de la información: el debate teórico y las transformaciones de la sociedad italiana’
También se interesa por la importancia de internet y de cómo el periodismo ha sufrido cambios inevitables desde la aparición de la televisión en los años ’50 hasta la actualidad. “Internet ha tomado el puesto del periodismo malo”, dice Eco, haciendo referencia a la gran cantidad de información que circula en la web y la credibilidad que el público le otorga sin cuestionar de dónde viene toda esa información, quién la escribe y sobre qué intereses se funda.
En conclusión, esta novela, esta ficción, critica al mal periodismo, la mentira y la manipulación de la historia. Y lamenta que muchos periódicos actuales se basen en la “máquina del fango”, en vez de criticar a uno de sus mayores verdugos, como lo es internet.

Micaela González (CTMG)

Anuncios

From → Sin categoría

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: