Skip to content

Claudia, nieta número 117: memoria y revisión del pasado

10 de noviembre de 2015

Foto Coco Yañez 2 María Domínguez y Claudia, en una marcha reciente en la plaza San Martìn, de la ciudad de Mendoza. Foto: Coco Yáñez (¡Gracias!)

Claudia, la nieta número 117, es la segunda hija mendocina hallada de los desaparecidos en Dictadura, hija de Walter Hernán Domínguez y Gladys Cristina Castro, quienes fueron secuestrados por militares el 9 de diciembre de 1977.  Los padres militaban en el Partido Comunista Marxista Leninista y fueron llevados de su casa que ocupaban en Luzuriaga 84, Villa Marini, Godoy Cruz. Gladys, con 24 años, estaba embarazada de seis meses, por lo que la bebé nació en cautiverio. Claudia, además, es la nieta de María Domínguez, titular de “Abuelas de Mendoza”.

La mujer de 37 años se había hecho estudios de ADN en julio de 2015 de manera voluntaria, su caso renueva las esperanzas, ya que aún quedan por encontrar a 400 nietos nacidos en cautiverio entre 1977 y 1978. La provincia todavía reclama la aparición de cinco nietos, hijos de secuestrados en la última dictadura militar, nacidos de cinco mujeres mendocinas que luchaban por sus ideales en momentos difíciles del país, un momento donde se instauró un gobierno de facto y el mismo, se encargó de secuestrar, torturar y matar a los que consideraban “subversivos”.

Todavía no se habla de un posible  juicio sobre el caso de Claudia. A pesar de que sus testimonios a cerca de sus padres adoptivos son completamente positivos, es necesario saber quiénes eran en el período 1977- 1983, para quienes trabajaban y con quien se relacionaban. Es importante tener en cuenta que muchas de las familias que recibieron niños en ese momento no sabían que estaba pasando, pero otras que apañaban los crímenes de expropiación de bebés, por lo que se hace imprescindible una revisión del pasado de los padres adoptivos de Claudia.

La nieta 117 explicó que sus padres siempre le dijeron que no era hija biológica y que la iban a ayudar a encontrar su pasado. Ella nunca sospechó que se relacionaba con el terrorismo de Estado ni nada por el estilo, sólo tenía la duda a cerca de la fecha de nacimiento. Es curioso que la familia que la adoptó tampoco conociera su origen, ellos fueron quienes la obtuvieron y la buscaron de bebé. Posiblemente Claudia estaba en un hospital y verdaderamente sus padres no sabían que había sido expropiada, pero es importante tener en cuenta los cómplices civiles de los militares a la hora de encontrar respuestas. Javier Parmucci, un mendocino víctima de secuestro y obligado a trabajar en los centros de detención clandestinos, afirmó que “se debe analizar cómo se ha llevado a cabo la adopción, porque los padres pueden haber sido víctimas sin saber el origen real del niño”.

En la provincia de Mendoza todavía quedan muchos casos por investigar, se presentan muchas imprecisiones y se conocen poco a las personas implicadas en las causas, hay escasa información acerca de los lugares en donde tenían a los bebés durante el período y tampoco se investiga lo suficiente a las personas encargadas de entregar a los recién nacidos a las familias adoptivas.

“Los militares tenían registrado todo, sólo que jamás salió a la luz” contaba Parmucci, quien llevaba a  cabo tareas administrativas ya que en ese entonces se encontraba estudiando contabilidad, además de tareas de limpieza.

Sofía Rosas, Mica Carbonari y Mari Taroppio (CTMG)

Anuncios

From → Sin categoría

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: